Navíos encallados en rocas jurásicas

Piratas volátiles
PAPOA - PENICHE - PORTUGAL

Al norte y fuera de la ciudad amurallada de Peniche caminando hacia los juncos por la Rua da Muralha llegarás hasta el Forte da Luz, vigía y testigo del naufragio del navío caoba San Pedro de Alcántara a comienzos del año 1786, sorprendido seguramente el capitán Manuel Eguía por el escarpado fondo marciano de relieve kárstico. Aunque también el accidente fue parte de su karma por ir con mil toneladas de carga sustraída de América que incluía metales preciosos como plata, cobre, oro y también una veintena de hombres y presos políticos, entre ellos Fernando, hijo del rebelde Tupac Amaru II quien sobreviviría al naufragio pero acabaría muriendo años después en manos de españoles. Estos mismos publicaban en La Gazeta de Madrid sobre el naufragio cómo “los humanos moradores de Peniche se han esmerado particularmente en la buena acogida y hospitalidad” una cualidad que los locales poseen hasta el día de hoy mientras seas agradecido por la amabilidad ofrecida y respetes sus costumbres.

Relieve kárstico
Alejado de las dunas que caracterizan el tómbolo de la península y accesible también con coche, es en este lapiaz modificado por la acción marina donde rompen difíciles olas con swell Oeste/Norte pero si estás presente por allí cuando el mar conjura con el viento y desfoga su furia en los tormentosos meses del invierno lusitano, podrás observar guerreros de nuestro siglo corriendo arriesgadas sesiones de tow in.
Allí donde bajan por los acantilados osados pescadores en busca de mejillones, donde matas de uña de gato decoran las piedras está el pico Marques Neves, funcionando casi todo el año a la perfección con marea media~alta y vientos del cuadrante Sur\Este ofreciéndote la posibilidad de surfear olas glassy. Un detalle importantes es que tu destreza sea la de un surfer experimentado por la falta de vigilancia en la zona, las corrientes y el irregular fondo de roca. Existe una izquierda tubular parecida a Supertubos conocida como Left City por los penicheiros solo apta para aventureros porque si baja la marea presenta las condiciones de una ola rompe cuellos.
Al regresar carretera abajo de regreso a la muralla podrás recargar energía de la buena en Bar Gamboa con un meia de leite bien caliente o una tostada de queso de cabra con nueces y miel, sin dejar de mirar el mar. 
Creative Commons License