13º DÍA: Body surf en Shipwreck’s beach

Shipwreck's Beach

22 de enero: Abrí los ojos bastante tarde y para mi desgracia, estaba lloviendo ya desde temprano, asi que recogimos todo y fuimos a la tienda ABC de Kapa’a para comprar cafecitos french vanilla, agua y hielo para nuestro puñetero bolso-neverita, que derrite hielo en vez de mantenerlo; no hay nada como los cooler de porexpán de toda la vida. Hoy elegimos la ruta al sur y entramos a Poipu, buscando Shipwreck’s beach. Aparcamos el coche cerca de los pavilions de Brennecke’s beach, porque pensé que junto a los acantilados habría un sendero sobre el que había leído y por allí nos mandamos pero… no, después de caminar por encima de las piedras del acantilado, como si estuviéramos en el pico de Cavallería, nos dimos cuenta que por allí era distinto y no habría ningún atajo, más que hacia el abismo. Vuelta al coche para ir hacia Poipu rd. y terminar en un camino de tierra, que nos llevaba a una playa llamada Mahaulepu. Íbamos con la intención de ver pececillos de colores, pero el mar estaba bravo y sería difícil poder hacer snorkel o ver algún amiguito de Nemo. Aún así, al llegar a la playa nos pusimos las gafas, metimos la cabeza debajo del agua pero… zero, nada. Como había mucho viento para quedarse tomando el sol, volvimos por el sendero hasta llegar a Shipwreck's beach para ver como una pareja de enamorados, se casaba al estilo hawaiano. Tambien vimos gente surfeando, así que Alex cogió la tabla del coche, hacia el agua se fué y yo… en la playita me quedé, ya que el sol en la costa sur estaba pleno, con el agregado de poder entretenerme viendo como surfeaban unos mientras otros, practicaban body-surfing con manoplas.
Con Alex fuera del agua y muerto de hambre, comimos unos bocatas con pan de queso, tomate y orégano que compramos en la panadería orgánica de Kapa’a. Aquella vez me atendió el dueño, que me contó sin preámbulos y después de preguntarme por mis tatuajes, cómo había descubierto a los 61 años, para qué estaba en esta vida. Afirmaba que para aprender; y lo había descubierto gracias a una canción que hablaba de un gato indefenso en un árbol. Hacía tiempo se le había pegado una melodía que no podía dejar de tararear o silbar, porque no sabía la letra y justamente, la semana pasada, la buscó por Internet. Hablaba sobre ponerse en el lugar de aquel gatito, confesándome haberse sentido así, toda la vida en su interior; sin ser consciente de haberlo estado expresando con su tarareo, según la canción que tanto sonaba en su cabeza.
Estuvimos revisando el mail ya que tuvimos problemas los billetes de avión al pagar con nuestra tarjeta de débito, porque nos cargaron el importe de los pasajes por duplicado y ellos niegan haberlo hecho. Esto fue algo que nos pasó durante el viaje en varias ocasiones hasta que, finalmente, decidimos contactar con nuestra oficina en Menorca y preguntarles si era algo normal. Evidentemente USA, es un país más de tarjetas de crédito y al pagar con débito, no tienen asegurado el importe de la compra, por lo que te lo cargan por duplicado y a la semana… lo liberan. Saberlo nos evitó más sustos… te aseguro que la pasta vuelve a tu cuenta a la semana, clavado.
Nos fuimos al camping y yo me enchufé sentada en una mesa de picnic, junto a los baños para… ¡sorpresa!, encontrar señal de internete “gratis” –supongo que provenía de algún chalet de la zona-, así que lo más seguro es que nos quedemos la próxima semana también en este camping, pero nos mudaremos más cerca de los baños, para poder tener electricity. Me fui puteando a dormir porque no podía creer, que me hubiesen robado algo tan estúpido como el estropajo y el detergente, por dejarlos junto al grifo cercano a nuestra tienda.

RESUMEN

SHIPWRECK’S BEACH: No te pierdas en las liantes calles de los complejos hoteleros de Poipu.
BRENNECKE’S BEACH: Un poco más pa’ allá de Poipu
MAHAULEPU: Recorre el sendero sagrado para hacer snorkel, si el mar te lo permite o simplemente, caminar por la larga playa hasta la bahía de Kawailoa.
PANADERÍA ORGÁNICA: Country moon rising, no puedes perderte sus panes de moldes de nueces de macadamia, piña y más…¡con descuento!